Cold treatment en naranjas: ¿por qué se utiliza este proceso?

La gestión de plagas dentro de la industria alimentaria adquiere una importancia notoria cuando hablamos de vigilar la seguridad y asegurar la inocuidad alimentaria. En este sentido, existe un tratamiento conocido como cold treatment aplicado en cítricos como la naranja y algunas frutas de hueso que sirve para mantener a raya dichas plagas.

Precisamente, durante los últimos tiempos el cold treatment en naranjas ha sido objeto de una gran polémica en la Unión Europea. El motivo es que este tratamiento resulta obligatorio para vender naranjas y otros cítricos en países como E.E. U.U. y China. Es normal, ya que las grandes distancias hacen necesaria la presencia de un tratamiento en frío que alargue la vida útil del producto y lo proteja frente a la proliferación de plagas.

¿Dónde está el problema? En que a la hora de importar naranjas desde otros países como Sudáfrica o Zimbabue no existían tantas exigencias. Al menos hasta hace no mucho, ya que en los últimos tiempos esto ha cambiado por culpa de la plaga conocida como “falsa polilla”.

La plaga de la falsa polilla

La “falsa polilla” o Thaumatotibia leucotreta es una plaga que perjudica gravemente los cultivos de cítricos, siendo la naranja un fruto muy afectado. Según la Unión EuropeaThaumatotibia leucotreta está catalogada como una plaga que no tiene apenas afección en territorio europeo, pero que sí puede llegar a través de la importación de terceros países.

Algunos de los países más afectados por esta plaga son Sudáfrica y Zimbabue, regiones desde donde se importan muchas naranjas hacia España. Recientemente ha sido aprobada por la Unión Europea la obligación de someter a cold treatment en naranjas importadas de dichos países para preservar la seguridad alimentaria y evitar la proliferación de la falsa polilla.

¿Es un problema el cold treatment en naranjas?

El cold treatment en naranjas no es un procesado problemático en sí mismo. Todo lo contrario, ya que ayuda a mejorar la seguridad alimentaria de los cítricos y frutas exportadas a otros países o bien importadas desde regiones de riesgo respecto a algunas plagas. Sin embargo, el hecho de que una naranja haya sufrido cold treatmentes un claro indicativo de que proviene desde lugares lejanos.

Esto, por desgracia, se traduce en mayores emisiones de gases de efecto invernadero derivados de los transportes prolongados para hacer llegar las naranjas a la otra punta del planeta. Aunque la calidad de la fruta no se ve excesivamente mermada, nunca será igual  que si no hubiera sufrido ningún tipo de tratamiento en frío. Además, el cold treatment implica en sí mismo ciertos problemas medioambientales, ya que no se favorece el consumo local y de temporada. Por ello, favorecer la ingesta de frutas y verduras locales siempre se traducirá en mayores beneficios globales para el medio ambiente.

Recuerda que la trazabilidad es sumamente importante en la industria agroalimentaria, afectando notablemente a importaciones y exportaciones a otros países. Por ello, tener un software de gestión de calidad en la empresa alimentaria basado en blockchain, como es el caso de Trazable, ofrece mayores garantías en el aseguramiento de la trazabilidad e inocuidad alimentaria.

 

No seleccione nada para ver todos los resultados.