Nuevos cultivos: el aguacate. Claves para su cultivo y explotación.

Agricultura

El aguacate es un fruto que ha ganado mucha popularidad en los últimos años y este año prevé un aumento del 20% de su consumo en España, según la World Avocado Organization, lo que lo convierte en una fruta muy interesante y rentable de cultivar. 

 

El cultivo del aguacate tiene su origen en América Central, en países como México o Colombia. Actualmente también se cultiva en España, en las zonas con climas más suaves, como Andalucía o la Comunidad Valenciana. Además, España es el único país productor y exportador de aguacate de la Unión Europea. 

 

La variedad Hass es la más cultivada en España y la más consumida a nivel mundial. Se comercializa de enero a junio.  Asimismo, también se cultivan las variedades Bacon, que se recolecta de noviembre a marzo, y Fuerte, una variedad muy temprana, que se empieza a recolectar en octubre hasta finales de diciembre. 

 

Claves para cultivar aguacate 

 

El frutal del aguacate requiere de ciertas condiciones y cuidados especiales para desarrollarse de manera óptima: 

 

Las raíces del árbol del aguacate son poco profundas, por lo que la tierra debe estar lo menos compactada posible y tener una concentración suficiente de materia orgánica para evitar el encharcamiento, que puede generar hongos en la planta. El tipo de suelo más adecuado es el arenoso o franco arenoso. 

 

Antes de plantar en tierra, el árbol debe crecer en un vivero hasta llegar a los 50-70 cm de altura. Cuando alcanza esta altura, se planta en el campo, con una distancia de 3-4 metros entre árbol y árbol y con la misma base de tierra que tenía en el vivero. Debe estar atado a una barra tutora para evitar las roturas provocadas por el aire. 

 

El árbol de aguacate se caracteriza por un baja producción de fruto en relación del número oficial de flores producida. Para favorecer el cuajado de las frutas, se planta una variedad masculina de este árbol que funciona como polinizante

 

En cuanto a la temperatura, existen variedades como la raza Antilla, que tiene muy poca resistencia al frío y sus frutos se pueden ver afectados en temperaturas por debajo de los 0ºC, pero hay otro tipo de variedades, como la mexicana o la guatemalteca, que tienen una mayor tolerancia a las temperaturas bajas y son ideales para cultivar en España.

 

El cultivo de aguacate requiere de ciertos cuidados constantes, como la poda, que se suele hacer durante la primavera. 

 

Tampoco puede faltarle el agua, aunque no tolera los excesos, por lo que se recomienda el riego distribuido. Los sistemas de riego más empleados para el cultivo de aguacate son de goteo, de microaspersión y de manguera. Durante los primeros inviernos, el cultivo de aguacate precisa de un sistema de riego por aspersores que atomice constantemente el árbol para que no se congele durante las heladas. 

 

Por último, las plagas más comunes, que pueden afectar al cultivo del aguacate especialmente durante la primera etapa, son: 

 

El ácaro cristalino, que coloca sus nidos en las hojas y reduce la capacidad de fotosíntesis de la planta, la araña parda, un ácaro que decolora las hojas, la tristeza del aguacate, un hongo que pudre las raíces cuando hay exceso de humedad, los trips, insectos que afectan al follaje y reducen notablemente la producción de frutos; y el cotonet, una cochinilla que provoca daños en los frutos. 

 

Las plagas de trips pueden ser controladas mediante el riego con soluciones de nicotina y el cotonet, con el uso de aerosoles de aceite. 

 

En definitiva, cultivar el aguacate es una muy buena oportunidad de negocio por el aumento de su popularidad entre los consumidores. España tiene la posibilidad de abastecer al segmento más exigente del consumidor europeo, ya que la producción española se distingue de la competencia por ofrecer una calidad superior, cumplir con todas las exigencias fitosanitarias y ser ecológica. 

 

 

 

No seleccione nada para ver todos los resultados.