El cultivo del higo, una fruta rentable con buenas previsiones de futuro

Frutas

El higo es una fruta rentable para cultivar, su demanda aumenta año tras año y tiene muy buenas perspectivas de futuro en la siguiente década.

 

Así lo indica el estudio realizado por Future Market Insights (FMI), que especifica que el mercado de los higos experimentará un crecimiento anual del 5,3% entre 2018 y 2027.

 

El cultivo del higo fresco es más rentable que otros cultivos. 

 

Sus producciones son más altas, consumen menos agua y no necesitan tantos cuidados de tratamiento fitosanitario. 

 

Además, las higueras requieren de una menor mano de obra y el mercado de los higos no ha sufrido la crisis de precios que han experimentado otras frutas de hueso, como el melocotón o el ciruelo. 

 

La recolección de esta fruta empieza en agosto y termina a finales de octubre, dependiendo de la variedad. 

 

El consumo de higos frescos y secos ha aumentado dentro del mercado nacional y aún más en los países europeos, nórdicos y en Norte América, donde es considerada una fruta exótica, que llama mucho la atención. 

 

La sociedad está cada vez más preocupada por su salud y ha descubierto en esta fruta una opción saludable con muchos usos, propiedades y nutrientes. Son ricos en fibra, minerales, Omega 3 y contribuye al buen funcionamiento digestivo y regula los niveles de colesterol.

 

El uso del higo es muy variado y se ha reinventado durante los últimos años

 

Se utiliza en ensaladas, en forma de mermelada y también se ha convertido en un edulcorante natural, mucho más beneficioso que los edulcorantes químicos. 

 

España es el primer país productor de higos de la Unión Europea, junto con Grecia y Portugal, y su gran competidor fuera de Europa es Turquía. 

 

En nuestro país se cultivan más de 12.000 hectáreas de higueras y la mitad de ellas se encuentran en Extremadura. Otras zonas de cultivo de la higuera son las Islas Baleares, Alicante y algunas provincias de Andalucía. 

 

Se cultivan distintos tipos de higos dependiendo de la zona y de si el terreno  es de regadío o de secano.

 

Existen muchas variedades de higueras, pero sus frutos se pueden dividir según su uso y color. Por un lado, según el color, los higos pueden ser blancos, colorados (azulados) y negros.

 

Por otro lado, dependiendo de su uso, los higos se pueden catalogar en frescos y secos. Los frescos tienen la piel tierna y su maduración es larga, mientras que los secos tienen una maduración más corta, una piel más dura y pueden ser consumidos a lo largo del año gracias al desecado. 

 

Las variedades más comercializadas en España son el higo Kadota, Brown Turkey y Celeste, procedentes de Italia, Francia y América, respectivamente y el Albacor, San Antonio y Calabacita, procedentes de España. 

 

En definitiva, si quieres apostar por una fruta rentable, el higo podría ser una magnífica opción.