Adventures and road trips.Sunset and travel concept.Road and fields

Los beneficios de la exportación para un empresario medio

26 de octubre de 2015 /
Naranjas y Frutas
0 shares Twitter 0 Facebook 0 Pin It Share 0 0shares ×

Exportar puede sonar como un verbo peligroso, lleno de riesgo y sobre todo, de inversión. Pero también es un verbo que sugiere oportunidad, crecimiento, nuevos horizontes y éxito, para qué negarlo.

Hoy os queremos hablar de los beneficios que tiene para un empresario aventurarse a exportar su producto en un tiempo en el que parece que cuesta un poco lanzarse a nuevas experiencias.

Las estadísticas están de nuestro lado, ya que según los estudios realizados por el Banco de España, las compañías que se lanzan a la exportación producen más y además, tienen menos despidos.

De hecho, suelen tener una evolución más positiva que las compañías que se concentran en el mercado doméstico. Esto no significa que todos sus datos sean positivos, pero en situaciones negativas suelen estar siempre unos puntos por encima de quienes no exportan, por lo que su caída es menor.

Los expertos apuntan que la exportación implica que se diversifiquen los riesgos, ya que se invierte en diferentes mercados y se evitan los efectos de los problemas macroeconómicos de una sola economía.

Y esto es debido a que al exportar multiplicamos los clientes potenciales que están interesados en nuestros productos y a los que podemos ofrecer lo que desean.

También suele ocurrir que los comerciantes pueden ajustar más los precios a sus necesidades debido al aumento de la demanda en el mercado y a no depender solo del ámbito nacional para poder sobrevivir.

Esto a su vez se puede relacionar con que en países emergentes con economías pujantes se puede apostar por tener un margen más alto de ganancias debido a que están dispuestos a pagar más por el mismo producto.

Trabajar en el extranjero o en contacto con el extranjero abrirá nuestra mente y nos dará nuevas ideas para poder mejorar. La experiencia en si misma cambiará nuestra empresa y nos ofrecerá la posibilidad de crecer no solo como compañía, sino también como empresarios para ser capaces de asumir retos mayores.

Y por supuesto, a nivel global y en escalas macroeconómicas, que las empresas se decidan a exportar es muy positivo para nuestra balanza comercial y para el país, que ve su imagen reforzada ante el mercado extranjero.

Aunque no menos importante, el efecto que produce ante proveedores, bancos y clientes exponer que nuestra empresa exporta al exterior es evidente. Ninguno de esos tres agentes percibe de la misma manera a la compañía doméstica que a la que se ha lanzado a aprovechar otras sinergias y ha decidido explotar otros mercados.

¿Te ha resultado útil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *